lunes, 19 de marzo de 2012

Crecimiento, Inflación y Empleo - Andrés Quintana


Por Andrés Quintana

Crecimiento e inflación

ECONOMÍA / 
19.02.2010 | 06.20   |   FacebookTwitter
Exis­te re­gu­la­ri­dad em­pí­ri­ca en cier­tas va­ria­bles eco­nó­mi­co-so­cia­les co­mo el tán­dem de­so­cu­pa­ción - de­fla­ción por un la­do y cre­ci­mien­to-in­fla­ción por otro. 

De­be­mos in­sis­tir, la eco­no­mía no es una cien­cia exac­ta. Es una cien­cia so­cial, por lo tan­to los con­cep­tos ela­bo­ra­dos des­de la eco­no­mía po­lí­ti­ca de un país o mo­men­to his­tó­ri­co de­ter­mi­na­do no pue­den tras­plan­tar­se a otras na­cio­nes sin te­ner en cuen­ta la idio­sin­cra­sia del país o re­gión a im­ple­men­tar, ya que la eco­no­mía no se de­sa­rro­lla con­for­me a le­yes na­tu­ra­les. Cuan­do se ana­li­za un fe­nó­me­no eco­nó­mi­co, si no se lo so­me­te a ve­ri­fi­ca­ción, ob­ten­dre­mos in­ve­ro­sí­mi­les con­clu­sio­nes. 

En un ma­tu­ti­no del 31/1, se con­vo­có a eco­no­mis­tas pa­ra ana­li­zar el au­men­to en el ni­vel ge­ne­ral de pre­cios. Con ho­nes­ti­dad, el eco­no­mis­ta To­des­ca sos­tie­ne que se per­ci­be una re­la­ción en­tre cre­ci­mien­to e in­fla­ción y ac­to se­gui­do men­cio­na que la for­ma de evi­tar que el cre­ci­mien­to ge­ne­re in­fla­ción es me­dian­te la es­ta­bi­li­dad de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas. 

¿Qué se en­tien­de por es­ta­bi­li­dad de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas? Pa­ra­fra­sean­do al res­pon­sa­ble nor­tea­me­ri­ca­no pa­ra el He­mis­fe­rio Oc­ci­den­tal, Ar­tu­ro Va­len­zue­la, “en los ‘90 exis­tía se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca”, er­go “las po­lí­ti­cas pú­bli­cas eran es­ta­bles”. Ade­más, des­de la óp­ti­ca neo­li­be­ral “la es­ta­bi­li­dad de po­lí­ti­cas pú­bli­cas” se re­la­cio­na es­tre­cha­men­te con el ma­ne­jo mo­ne­ta­rio de me­tas de in­fla­ción. Es­to su­po­ne, an­te el cre­ci­mien­to de pre­cios, ele­var la ta­sa de in­te­rés co­mo me­ca­nis­mo-fre­no. Des­pués del 2001, co­no­ce­mos los efec­tos de­vas­ta­do­res so­bre la in­ver­sión y el con­su­mo que es­tas apli­ca­cio­nes han te­ni­do en nues­tro país. 

En es­te aná­li­sis, se uti­li­za­rán tres va­ria­bles de ve­ri­fi­ca­ción: la ta­sa de va­ria­ción del PBI en mo­ne­da cons­tan­te, la de de­so­cu­pa­ción e in­fla­ción, en­tre 1991 y 2009. ¿Qui­zá se pre­gun­ta­rá por qué apa­re­ce la ta­sa de de­so­cu­pa­ción en es­te es­tu­dio? Sim­ple, por­que cuan­do au­men­ta el PBI, la de­so­cu­pa­ción tien­de a la ba­ja. Es­ta es una va­ria­ble que el pen­sa­mien­to neo­li­be­ral siem­pre sos­la­ya. Por lo tan­to, de­ter­mi­na­re­mos la re­la­ción em­pí­ri­ca en­tre es­tos tres ele­men­tos 

1) Se ha de­mos­tra­do que en el cor­to y me­dia­no pla­zo la re­la­ción en­tre in­fla­ción y de­so­cu­pa­ción es in­ver­sa, es de­cir, au­men­tan los pre­cios y se re­du­ce la de­so­cu­pa­ción. Las in­ves­ti­ga­cio­nes de Phi­lips, So­low y Sa­muel­son en 1960 alum­bra­ron es­ta re­la­ción em­pí­ri­ca es­ta­ble. 

2) Se ha de­mos­tra­do la re­la­ción di­rec­ta en­tre el cre­ci­mien­to de la can­ti­dad de bie­nes y ser­vi­cios que pro­du­ce una eco­no­mía y el ni­vel de de­sem­pleo, es de­cir, cuan­to ma­yor es la can­ti­dad de bie­nes y ser­vi­cios (PBI), la de­so­cu­pa­ción se re­du­ce. Pa­ra que ocu­rra es­to el PBI de­be cre­cer a una ta­sa del 2,25%, era lo que sos­te­nía Art­hur Okun. 

3) El pos­tu­la­do que de­be­mos con­fir­mar y que se de­ri­va de los an­te­rio­res es el si­guien­te: si el au­men­to de la can­ti­dad de bie­nes y ser­vi­cios pro­du­ci­dos au­men­ta el nú­me­ro de em­pleos, y la re­duc­ción del de­sem­pleo se vin­cu­la in­ver­sa­men­te con la in­fla­ción, en­con­tra­ría­mos el si­guien­te me­ca­nis­mo: al au­men­tar la pro­duc­ción de bie­nes y ser­vi­cios au­men­ta la in­fla­ción. 

Las tres va­ria­bles apli­ca­das du­ran­te la con­ver­ti­bi­li­dad. De­fi­ni­re­mos pe­río­dos de va­ria­ción del PBI, de­jan­do co­mo va­ria­bles de efec­to la in­fla­ción y la de­so­cu­pa­ción. 

Em­pe­za­re­mos por el pos­tu­la­do que sos­te­nía que au­men­to del PBI ge­ne­ra re­duc­ción de la de­so­cu­pa­ción. 

Por lo tan­to, en el pe­río­do 1991-94 en­con­tra­mos un cre­ci­mien­to acu­mu­la­do del 34,63%, a una ta­sa anual de 7,72%. La de­so­cu­pa­ción lle­ga­ba al 6,45% en 1991, al fi­nal del pe­río­do fue de 11,45%. Es­to im­pli­ca un au­men­to del 39%, a una ta­sa anual del 8,6%. La re­gu­la­ri­dad em­pí­ri­ca “a ma­yor PBI me­nor de­so­cu­pa­ción” en nues­tro país no se ve­ri­fi­có, ya que el cre­ci­mien­to del de­sem­pleo no só­lo acom­pa­ñó, si­no que su­pe­ró la ta­sa de cre­ci­mien­to del PBI. 

El pe­río­do 1996-98 (en 1995 de­cre­ció). El PBI cre­ció al 5,5% anual, en tan­to la de­so­cu­pa­ción (que ha­bía lle­ga­do al 17,5% en 1995), lle­ga en 1998 al 12,8%. 

Com­pa­ran­do los da­tos del mo­de­lo con­ver­ti­ble con el mo­de­lo eco­nó­mi­co ac­tual, po­de­mos afir­mar que trans­cu­rrie­ron 18 años pa­ra que se re­cu­pe­ra­ra el ni­vel de em­pleo en la Ar­gen­ti­na, da­da la ta­sa de de­so­cu­pa­ción en 1990 de 7,45% y en 2008 de 7,9%. 

Ana­li­zan­do las ta­sas de in­fla­ción, lue­go de la hí­per de 1.344% en 1990, se lle­gó a una in­fla­ción del 0,7% anual en 1998. La de­sa­ce­le­ra­ción fue tan im­pre­sio­nan­te co­mo la ace­le­ra­ción de la de­so­cu­pa­ción. Aquí ve­mos, el au­men­to del de­sem­pleo ge­ne­ró re­duc­ción de la in­fla­ción; sin em­bar­go, el au­men­to del PBI no ge­ne­ró re­duc­ción de la de­so­cu­pa­ción. 

En el úl­ti­mo tra­mo de la Con­ver­ti­bi­li­dad, del 99 al 2001. El PBI ca­yó el 8,4%, es­to es una ta­sa anual del 2,9%. Si in­cor­po­ra­mos 2002 al aná­li­sis, la caí­da del PBI lle­gó al 18,4%. 

En­tre 1999 y 2001, el PBI acu­mu­la­ba la caí­da del 8,4%, la in­fla­ción se tor­nó ne­ga­ti­va. Ar­gen­ti­na su­frió tres años de de­fla­ción acu­mu­la­da del 4%, una ta­sa anual de -1,33%. En ma­te­ria de de­so­cu­pa­ción, en 1999 as­cien­de al 14,15% es­to es 1,35 pun­tos por­cen­tua­les ma­yor a la de­so­cu­pa­ción del año an­te­rior. Ha­cia 2001, la de­so­cu­pa­ción au­men­ta en 4,6%. Es de­cir, mien­tras los pre­cios de la ca­nas­ta bá­si­ca se re­du­cían, el ni­vel de con­su­mo con­ti­nua­ba en re­tro­ce­so de­bi­do a la pér­di­da de los pues­tos la­bo­ra­les, con­se­cuen­cia de la caí­da de la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va del país. 

Mien­tras se pro­du­cía un du­ro pro­ce­so de­fla­cio­na­rio, la de­so­cu­pa­ción al­can­za­ba ni­ve­les in­sos­te­ni­bles des­de el pun­to de vis­ta so­cial, lle­gan­do al 21,5% de la po­bla­ción eco­nó­mi­ca­men­te ac­ti­va. 

Aho­ra bien, en la re­la­ción en­tre cre­ci­mien­to y de­so­cu­pa­ción se ve­ri­fi­ca qué caí­das del PBI se aso­cian con au­men­to de la de­so­cu­pa­ción. Co­mo con­se­cuen­cia de la sa­li­da trau­má­ti­ca de la con­ver­ti­bi­li­dad, la in­fla­ción sal­tó al 41% pa­ra lue­go re­du­cir­se al 3,4% en el año 2003. 

Con­clu­sio­nes de la per­for­man­ce de las tres va­ria­bles du­ran­te la con­ver­ti­bi­li­dad. En­tre 1991–94, se pro­du­jo un au­men­to del PBI del 34,5%, la ta­sa de de­so­cu­pa­ción au­men­tó del 6,45% al 11,45%. La in­fla­ción en es­te pe­río­do fue po­si­ti­va, aun­que en es­te tra­mo se fue de­sa­ce­le­ran­do pa­san­do del 84% en el año 1991 al 3,9% en el año 1994 guar­dan­do una re­la­ción ne­ga­ti­va con la de­so­cu­pa­ción. Re­duc­cio­nes del ni­vel ge­ne­ral de pre­cios pro­mue­ven au­men­tos del de­sem­pleo. Y al re­la­cio­nar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co con la in­fla­ción el vín­cu­lo es po­si­ti­vo. 

En­tre 1996-98, el PBI nue­va­men­te cre­ce, pe­ro la de­so­cu­pa­ción se re­du­ce y lle­ga al 12,8% en 1998, per­ma­ne­cien­do en muy ele­va­dos ni­ve­les. En­ton­ces, el cre­ci­mien­to dio lu­gar a una re­duc­ción de la de­so­cu­pa­ción. La in­fla­ción se man­tu­vo po­si­ti­va y pue­de aso­ciar­se con au­men­to del em­pleo. Por lo tan­to, se man­tu­vie­ron los dos pos­tu­la­dos: el cre­ci­mien­to ge­ne­ra re­duc­ción del de­sem­pleo, y el ni­vel ge­ne­ral de pre­cios po­si­ti­vos aso­cia­do a re­duc­ción del de­sem­pleo. En cuan­to a la re­la­ción en­tre PBI e in­fla­ción se ve­ri­fi­can en am­bos ca­sos ta­sas po­si­ti­vas. 

En­tre 1999 y 2001 fue de cre­ci­mien­to ne­ga­ti­vo del 18,37% aso­cia­do con de­fla­ción del 4% pa­ra to­do el pe­río­do y de­sem­pleo que pa­sa del 12,8% del año 1998 a ca­si el 20%. Se ve­ri­fi­ca la re­la­ción di­rec­ta en­tre va­ria­ción del PBI y el em­pleo, pa­ra es­te tra­mo caí­das del PBI aso­cia­das con caí­das del em­pleo. Se ve­ri­fi­ca la re­la­ción di­rec­ta en­tre in­fla­ción y de­sem­pleo, en es­te ca­so: caí­das de la in­fla­ción (de­fla­ción aso­cia­da con au­men­to de de­so­cu­pa­ción), caí­da del PBI que da lu­gar a caí­da en el ni­vel ge­ne­ral de pre­cios. 

Las tres va­ria­bles hoy. El mo­de­lo eco­nó­mi­co apli­ca­do a par­tir de 2003. Arro­ja los si­guien­tes da­tos: el PBI cre­ció un 64%, ta­sa anual del 7,35%. (El pe­rio­do de cre­ci­mien­to más pro­lon­ga­do que vi­vió el país). En igual pe­rio­do, la de­so­cu­pa­ción que en 2002 lle­gó al 21.5%, re­tro­ce­dió año tras año has­ta la cri­sis de 2009 (la peor cri­sis eco­nó­mi­ca del ca­pi­ta­lis­mo des­de 1929). En 2003 el de­sem­pleo fue del 17,3%; 2004 del 13,6%; 2005 del 11,6%; 2006 del 10,2%; 2007 del 8,5%; 2008 del 7,9% y 2009 del 8,4%. 

Es­to con­fir­ma los pos­tu­la­dos men­cio­na­dos: Cre­ci­mien­to del PBI. Re­duc­ción del de­sem­pleo, y au­men­tos del ni­vel ge­ne­ral de pre­cios aso­cia­dos con re­duc­ción de la de­so­cu­pa­ción. En cuan­to a la re­la­ción en­tre PBI y pre­cios tam­bién se ma­ni­fies­ta una re­la­ción po­si­ti­va, es de­cir el cre­ci­mien­to del PBI ge­ne­ra au­men­tos de pre­cios. La mag­ni­tud del au­men­to de pre­cios se vin­cu­la­rá con la re­la­ción de fuer­zas en­tre los de­ten­ta­do­res de la ren­ta del tra­ba­jo y la ren­ta del ca­pi­tal y es na­tu­ral que, al au­men­tar el ta­ma­ño de la tor­ta a re­par­tir, los co­men­sa­les me­rez­can una por­ción ma­yor. 

Por lo tan­to es es­te pe­río­do de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sin pa­ran­gón en la his­to­ria ar­gen­ti­na en el que se co­rro­bo­ran los pos­tu­la­dos enun­cia­dos, es de­cir, los au­men­tos del PBI se aso­cian con caí­das en la ta­sa de de­sem­pleo y ta­sas po­si­ti­vas de in­fla­ción. La ta­sa de in­fla­ción no fre­na el cre­ci­mien­to del con­su­mo. No exis­ten in­di­ca­do­res que va­ti­ci­nen un pro­ce­so de es­pi­ral hi­pe­rin­fla­cio­na­rio, a pe­sar de que la or­to­do­xia eco­nó­mi­ca pro­nos­ti­ca una de­ba­cle, el mo­de­lo eco­nó­mi­co ac­tual res­pon­de con ma­yor ge­ne­ra­ción de em­pleo y ta­sas so­por­ta­bles de cre­ci­mien­to de pre­cios, que son pa­lea­dos con el fo­men­to de pa­ri­ta­rias pa­ra la re­com­po­si­ción del sa­la­rio real de los tra­ba­ja­do­res. 

Li­cen­cia­do en Eco­no­mía- In­te­gran­te del Gru­po de Es­tu­dios de Eco­no­mía Na­cio­nal y Po­pu­lar (GEE­NAP - For­mo­sa)

No hay comentarios:

Programa Economía Política CNBA - Propuesta Ricardo Romero

El curso está estructurado para el calendario académico del Colegio y en base a los contenidos mínimos del Plan de Estudios.
Se compone de tres partes y seis unidades.

Presentación

El abordaje de la materia se realiza bajos dos ejes generales. En primer lugar: se exponen las diferentes corrientes teóricas del pensamiento económico, delimitando el campo de “lo económico” y la forma de abordaje del mismo, realizado por parte de la Economía Política y la Economía. Incluyendo algunas visiones de economistas argentinos. A la vez, los conceptos elaborados por las distintas escuelas se estudiaran directamente desde las fuentes bibliográficas, se analizarán su aplicación practica tanto en su contexto histórico y como en la actualidad.

En segundo lugar, se profundizan los conocimientos aportados por el instrumental teórico y técnico desarrollados por la macroeconomía y la microeconomía. A su vez, se delimitan los mecanismos de Políticas Económicas en materia fiscal, monetaria y de comercio internacional. Se indaga sobre la formación de la economía moderna en general y la evolución de la historia económica argentina en particular. Se busca desplegar los conocimientos adquiridos, en la búsqueda de un análisis crítico al desarrollo económico actual y la viabilidad, o no, de políticas económicas alternativas.

Objetivos

Delimitar el campo de "lo económico" y la forma de abordaje realizado por parte de la Economía Política y la Economía del mismo. Exponer las diferentes corrientes teóricas del pensamiento económico. Analizar los conceptos elaborados por las distintas escuelas desde las fuentes bibliográficas, procurando explicar su aplicación practica. Relacionar el instrumental teórico y técnico, aportado por esta disciplina, con la Historia Económica Argentina.

Contenidos Mínimos según Plan de Estudios

Economía como Realidad. Las Escuelas Económicas. La Renta y el Gasto. Los Mercados Monetarios. La Política Monetaria y Fiscal. La Inflación y Deuda Externa. Escuelas Económicas del Desarrollo. La Economía Argentina: Economía Internacional. Centro y Periferia. Economía Social: Estructura Social Argentina.


Metodología

Los contenidos de la primer parte serán abordados desde una aproximación histórica del autor y su obra en una clase teórica. A partir de esto, se analizaran en profundidad las fuentes bibliográficas, en forma práctica, a través de guías, esquemas y aplicaciones conceptuales. Para la segunda parte, se continúa con el esquema de clases teóricas, donde se exponen las bases instrumentales de la economía, para aplicarlas en forma práctica en las clases grupales. Previéndose algunas actividades de desarrollo instrumental y técnico: elaboración de proyectos productivos, visitas a empresas y análisis macroeconómicos.

Teórico: se analizaran los conceptos fundamentales de la economía política, en forma sistematizada y a partir de fuentes bibliográficas y teóricas.

Prácticos: se realizaran actividades prácticas y reflexivas, que permitirá determinar el nivel de comprensión conceptual de los estudiantes.

Aplicación técnica: se desarrollaran actividades de aplicación de los conceptos aprendidos, desde el diseño de microemprendimientos a visitas a empresas.

Histórico: se interpretará el proceso de formación económica argentina, a partir de la evolución del pensamiento económico y las políticas económicas aplicadas.

Web2: Desarrollo interactivo de la comprensión conceptual y aplicación técnica de las herramientas económicas.Blog de Economía Política Web

Facebook de Economía Política Web

Evaluación

La calificación sigue las normas actuales del Colegio Nacional de Buenos Aires y previéndose como mínimo una evaluación individual por trimestre y una grupal integradora, que serán acordadas con los estudiantes en su momento.

Consultas:

rromero@cnba.uba.ar

Clases

Videos sobre Macroeconomía