domingo, 24 de mayo de 2015

Aquella vieja macroeconomía

Aquella vieja macroeconomía

PRIMER NIVELUltimamente se oye decir con frecuencia que los modelos económicos existentes son inadecuados, y que la teoría económica no ha sido muy útil para salir de la crisis. ¿Es cierto? No. Los modelos “de libro” para abordar depresiones y reactivaciones han funcionado. El problema, en el caso de Europa, donde la reactivación es más lenta, es que decidieron rechazar esos modelos básicos en beneficio de otros nuevos y completamente equivocados. “En estos últimos años, la innovación en las ideas económicas no ha sido una solución sino parte del problema”

  • Traducción: Susana Manghi - PAUL KRUGMAN
Estados Unidos aún no se ha recobrado totalmente de los efectos de la crisis financiera de 2008. Sin embargo, parece justo decir que hemos recuperado buena parte –aunque no la totalidad– del terreno perdido.
Pero no podemos decir lo mismo de la eurozona, cuyo PBI real per cápita sigue siendo más bajo que en 2007, y está un 10% o más por debajo de lo que supuestamente iba a estar para este momento. Esto es peor que el registro de antecedentes de Europa en los años 30.
¿Por qué le ha ido tan mal a Europa? Ultimamente vengo oyendo varios discursos y artículos que sugieren que los modelos económicos de que disponemos son inadecuados, que hay que replantear la teoría macroeconómica, ya que no ha sido muy útil para salir de la crisis. ¿Es cierto?
No. Es verdad que pocos economistas predijeron la crisis. Pero el secretito que se puede sacar en limpio de la economía desde entonces es, sin embargo, que los modelos básicos “de manual” de abordaje de las recesiones y reactivaciones seguramente muy conocidos por los estudiantes de hace 50 años, han funcionado muy bien. El problema es que los gobernantes europeos decidieron rechazar esos modelos básicos en beneficio de otros más innovadores, emocionantes y completamente equivocados.
Estuve examinando debates de política económica realizados desde 2008, y lo que sobresale desde 2010 aproximadamente es la enorme divergencia en el modo de pensar surgida entre Estados Unidos y Europa. En Estados Unidos, la Casa Blanca y la Reserva Federal se mantuvieron, en términos generales, fieles a la economía tradicional keynesiana. El gobierno de Obama desperdició mucho tiempo y esfuerzo en pos de un llamado “Gran Acuerdo” sobre el presupuesto, pero siguió creyendo en la proposición de manual de que el gasto con déficit es, en realidad, algo positivo en una economía deprimida. Mientras tanto, la Fed ignoró advertencias ominosas de que estaba “degradando al dólar”, aferrada a la posición de que sus políticas de bajas tasas de interés no provocarían inflación si el desempleo se mantenía alto.
En Europa, por el contrario, los gobiernos estuvieron prestos a tirar sus libros de economía por la ventana para favorecer nuevos enfoques. La Comisión Europea, con sede en Bruselas, se aferró a la supuesta evidencia de una “austeridad expansiva” y rechazó el argumento tradicional sobre el gasto a base de déficit a favor de la postura de que recortar el gasto en una economía deprimida en realidad crea puestos de trabajo porque estimula la confianza. El Banco Central Europeo, en tanto, tomó las advertencias inflacionarias al pie de la letra y subió las tasas de interés en 2011 a pesar de que el desempleo seguía siendo muy alto.
Pero aunque los gobernantes de Europa tal vez imaginaron que estaban mostrando una apertura encomiable a las nuevas ideas económicas, lo cierto es que optaron por escuchar a aquellos economistas que les decían lo que ellos querían oír. Buscaron justificaciones para las políticas duras que, por razones políticas e ideológicas, estaban dispuestos a imponer a naciones deudoras; idolatraron a economistas de Harvard tales como Alberto Alesina, Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff, que parecían ofrecer esa justificación. Pero resultó que todas estas nuevas y emocionantes investigaciones, de una u otra manera, contenían numerosos errores.
Y mientras las nuevas ideas fracasaban, esa vieja economía ganaba fuerza. Algunos lectores recordarán las numerosas burlas a las predicciones de economistas keynesianos, yo incluido, en el sentido de que las tasas de interés se mantendrían bajas pese a los abultados déficits presupuestarios, que la inflación permanecería en calma pese a las grandes compras de bonos por parte de la Fed, que los fuertes recortes en el gasto público, lejos de desencadenar un boom de confianza en el gasto privado, harían que el gasto privado cayera aún más. Pero todas estas predicciones se hicieron realidad.
El punto es que es un error sostener, como muchos hacen, que la política fracasó porque la teoría económica no proporcionó la guía que los gobiernos necesitaban. En realidad, la teoría les aportó una guía excelente, que, lamentablemente, los gobernantes desoyeron.
Y aún hoy desoyen. Si usted quiere sentirse realmente deprimido sobre el futuro de Europa, lea el artículo de opinión de Wolfgang Schäuble, el ministro de Finanzas alemán, publicado el mes pasado en el Times.
Es un rechazo de plano a todo lo que sabemos de macroeconomía, a toda percepción que la experiencia europea de los últimos cinco años confirma. En el mundo de Schäuble, la austeridad lleva a la confianza, la confianza genera crecimiento y, si esto no funciona en su país, es porque usted no lo está haciendo bien.
Pero volvamos a la cuestión de las nuevas ideas y su rol en la política. Es difícil argumentar en contra de las nuevas ideas en general. Sin embargo, en los últimos años, las ideas económicas innovadoras, en vez de una solución, han sido parte del problema. Nos habría ido mucho mejor si nos hubiésemos atenido a esa vieja macroeconomía, que luce mejor que nunca.

No hay comentarios:

Programa Economía Política CNBA - Propuesta Ricardo Romero

El curso está estructurado para el calendario académico del Colegio y en base a los contenidos mínimos del Plan de Estudios.
Se compone de tres partes y seis unidades.

Presentación

El abordaje de la materia se realiza bajos dos ejes generales. En primer lugar: se exponen las diferentes corrientes teóricas del pensamiento económico, delimitando el campo de “lo económico” y la forma de abordaje del mismo, realizado por parte de la Economía Política y la Economía. Incluyendo algunas visiones de economistas argentinos. A la vez, los conceptos elaborados por las distintas escuelas se estudiaran directamente desde las fuentes bibliográficas, se analizarán su aplicación practica tanto en su contexto histórico y como en la actualidad.

En segundo lugar, se profundizan los conocimientos aportados por el instrumental teórico y técnico desarrollados por la macroeconomía y la microeconomía. A su vez, se delimitan los mecanismos de Políticas Económicas en materia fiscal, monetaria y de comercio internacional. Se indaga sobre la formación de la economía moderna en general y la evolución de la historia económica argentina en particular. Se busca desplegar los conocimientos adquiridos, en la búsqueda de un análisis crítico al desarrollo económico actual y la viabilidad, o no, de políticas económicas alternativas.

Objetivos

Delimitar el campo de "lo económico" y la forma de abordaje realizado por parte de la Economía Política y la Economía del mismo. Exponer las diferentes corrientes teóricas del pensamiento económico. Analizar los conceptos elaborados por las distintas escuelas desde las fuentes bibliográficas, procurando explicar su aplicación practica. Relacionar el instrumental teórico y técnico, aportado por esta disciplina, con la Historia Económica Argentina.

Contenidos Mínimos según Plan de Estudios

Economía como Realidad. Las Escuelas Económicas. La Renta y el Gasto. Los Mercados Monetarios. La Política Monetaria y Fiscal. La Inflación y Deuda Externa. Escuelas Económicas del Desarrollo. La Economía Argentina: Economía Internacional. Centro y Periferia. Economía Social: Estructura Social Argentina.


Metodología

Los contenidos de la primer parte serán abordados desde una aproximación histórica del autor y su obra en una clase teórica. A partir de esto, se analizaran en profundidad las fuentes bibliográficas, en forma práctica, a través de guías, esquemas y aplicaciones conceptuales. Para la segunda parte, se continúa con el esquema de clases teóricas, donde se exponen las bases instrumentales de la economía, para aplicarlas en forma práctica en las clases grupales. Previéndose algunas actividades de desarrollo instrumental y técnico: elaboración de proyectos productivos, visitas a empresas y análisis macroeconómicos.

Teórico: se analizaran los conceptos fundamentales de la economía política, en forma sistematizada y a partir de fuentes bibliográficas y teóricas.

Prácticos: se realizaran actividades prácticas y reflexivas, que permitirá determinar el nivel de comprensión conceptual de los estudiantes.

Aplicación técnica: se desarrollaran actividades de aplicación de los conceptos aprendidos, desde el diseño de microemprendimientos a visitas a empresas.

Histórico: se interpretará el proceso de formación económica argentina, a partir de la evolución del pensamiento económico y las políticas económicas aplicadas.

Web2: Desarrollo interactivo de la comprensión conceptual y aplicación técnica de las herramientas económicas.Blog de Economía Política Web

Facebook de Economía Política Web

Evaluación

La calificación sigue las normas actuales del Colegio Nacional de Buenos Aires y previéndose como mínimo una evaluación individual por trimestre y una grupal integradora, que serán acordadas con los estudiantes en su momento.

Consultas:

rromero@cnba.uba.ar

Clases

Videos sobre Macroeconomía